Excursiones escolares y naturales, ¿innovación educativa?

En esta nueva vorágine de innovación educativa en la que las palabras proyectos, rúbricas, problemas, enseñanza significativa, inteligencias múltiples, rutinas de pensamiento, compara y contrasta, aprendizaje y servicio, parecen estar en boca de todos a todas horas, creo que debemos reivindicar como metodología de aprendizaje significativo las excursiones escolares. Las excursiones escolares son una ocasión única para introducirse en otros ambientes de aprendizaje, tanto en primaria como en secundaria. Desinstalar a los alumnos y a los maestros y profesores hace que la rutina de aprendizaje ya no sea rutina, sino que se convierta en algo ilusionante y novedoso. Pero además vivir este tipo de aprendizaje a través de excursiones escolares hace reforzar alguna de las inteligencias más importantes, como la interracional o la naturalista. Existen espacios muy diversos para la realización de actividades extraescolares, pero sin duda la naturaleza se convierte en un escenario privilegiado. El contacto directo con la naturaleza hace a los alumnos conectar con las raíces más profundas de su ser, volver a su esencia y descubrir no solo su importancia, sino los innumerables beneficios que tiene su relación con el medioambiente. Poder aprender a nombrar los sentimientos que le produce al ser humano sumergirse en el medio natural, sentirse parte de ella, es la única forma de que los alumnos tomen conciencia de la riqueza que esconde nuestro planeta. 

Rafting naturaleza excursiones

En Málaga tenemos la suerte de contar con muchos lugares dónde poder llevar a cabo excursiones escolares en torno a la naturaleza. Bioparc, Selwo Marina, Selwo Aventura serían un primer tipo, en que podemos conocer especies animales de más allá de nuestro territorio cercano.

Tenemos otras instalaciones como las aulas de naturaleza: Las Contadoras o el Aula del Mar en Málaga capital. Aula de Naturaleza Josefa Mancebo en Pizarra, Molino de madaura en Archidona. Es en este tipo de espacios donde las excursiones escolares se hacen más especiales, ya que sumergirse en el medio natural auténtico sin modificaciones es como entrar por la puerta de cuento mágico. Allí podemos ver las huellas animales que han pasado hace bien poco, los nidos de las aves que viven en la zona, pasear por el bosque o jugar en la ribera de un río. Sentarme debajo de un árbol y conocer sus hojas y sus frutos. Las plantas del campo, que huelen y dan sabor a nuestra comida. Cómo se cultivan nuestras verduras y hortalizas, plantar, recolectar e incluso cocinar. Aprender a tirar con arco, que así cazaban nuestros antepasados. Escalar una montaña o una pared ahora que siempre caminamos en horizontal se convierte en una experiencia única y motivadora.

Recuerdo de niño, estando en primaria,  ir de excursión escolar al parque natural de los Montes de Málaga, a aprender cosas sobre la naturaleza: bosques de pino carrasco que han creado un manto para la protección del suelo, sin el cual las lluvias podrían provocar grandes inundaciones y avenidas. En época de lluvias, se pueden ver bellos saltos de agua, como el de Picapedreros. Algunas construcciones significativas como el Lagar de Torrijos, edificación que reúne entorno a la misma, actividades relacionadas con el cultivo de la uva, la elaboración de vino y hornos de pan. El Lagar de Torrijos se ha convertido ahora en un eco-museo que ayuda a mantener viva la memoria de estos oficios. Senderos como el de Pocopan, nos permiten disfrutar de densos bosques de pino (repoblación) y cada vez más quejigos, encinas y alcornoques que poco a poco van ganando espacio a los pinos. Durante el camino podremos descubrir si estamos atentos alguna ardilla, y si tenemos suerte alcanzar a ver a un animal sigiloso y experto en camuflaje: el camaleón. Levantando la vista al cielo surcan el aire algunas parejas de águilas culebreras y calzadas. También duermen en el bosque jabalíes, zorros y búhos. También es de especial interés la gastronomía asociada este territorio: vinos dulces, semisecos y secos; el famoso plato de los montes, con chorizo, lomo en manteca, pimientos, patatas y huevos hace que los malagueños y visitantes vayan cada fin de semana de excursión a degustarlos. Capítulo aparte merece el folclore de esta región: los Verdiales. Música y baile que se danzan en San Juan, Santiago y el 28 de diciembre, con rasgos que provienen de la época fenicia y con características muy peculiares que unen instrumentos tan distintos como el violín, los platillos, una guitarra “desafinada” y una pandereta.

El Parque Natural de los Montes de Málaga es un ejemplo de cómo el hombre es capaz de revertir su acción erosionadora del medioambiente. Con un patronato serio al frente, un presupuesto adecuado, una mentalidad de largo plazo  y el cariño de mucha gente comprometida, Málaga ha conseguido tener un parque natural que hace de pulmón y la protege de los riesgos asociados a las lluvias dentro de su zona metropolitana. A 15 minutos del centro de la ciudad, todo un lujo.

En Molino de madaura nuestros programas, excursiones escolares o viajes de estudio son una oportunidad para vivir dentro del bosque mediterráneo. En nuestra aula de naturaleza, podrán realizar actividades de naturaleza y aventura al mismo tiempo. Excursiones de un día o programas de varios, con posibilidad de dormir en albergue o disfrutar de las noches en tienda de campaña. Hacer rafting o escalada, sembrar y recolectar en el huerto. Jugar en el bosque haciendo orientación, reconocer animales y sus huellas y los rastros que dejan. Ver el cielo estrellado y respirar aire puro.

Esto también es aprender. All fin y al cabo es posible que enseñar en la naturaleza sea lo que nos salve.

Entrada a Molino de madaura aula de naturaleza

Blog relacionados

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .